From Assistant Pastor Padre Charlince Vendredy Hermanos y hermanas,

 


Hermanos y hermanas,

 Damos gracias a Dios en este primer domingo del año por todas sus bendiciones para nosotros. Empezar un nuevo año es afrontar lo desconocido. El futuro a menudo nos depara sorpresas. ¿Qué será este nuevo año para nosotros? Por el mundo? ¿Para nuestras familias, nuestros amigos, nuestras comunidades? Estas incertidumbres no deben paralizarnos ni desanimarnos. Este año será lo que Dios quiere pero también lo que haremos, con confianza y serenidad. Recordemos a san Pablo: “Somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó. "

La Iglesia hoy celebra la manifestación de Dios. La teofanía es una fiesta cristiana que celebra al Mesías que vino y se encarna en el mundo y que recibe la visita y el homenaje de los magos.

La Biblia nos dice que, en el nacimiento de Jesús, unos magos de Oriente vinieron a Jerusalén y preguntaron: "¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgió su estrella y hemos venido a adorarlo". Es fundamental señalar que los Magos son enviados por Herodes para investigar el nacimiento del recién nacido que posiblemente podría ser el Nuevo Rey de Israel. Al llegar a Belén, los Magos trajeron al niño Jesús; oro, incienso y mirra. El oro es el símbolo de la realeza, el incienso: símbolo de la divinidad; y la mirra es una resina de goma aromática producida por el árbol de mirra, también llamado 'mirra'.

Ya que Dios tiene su plan y nadie puede frustrarlo o prevenirlo. Por eso, escribe san Mateo: "Entonces, advirtidos divinamente en un sueño que no volvieran a Herodes, volvieron a su país por otro camino (2,12)".

Dios vino por la salvación de la humanidad, como los Magos que representaban a los ricos, a los intelectuales, a los paganos. Pidamos al Señor que deje todo para adorar al VERDADERO DIOS para nuestra salvación.

Bendiciones,

Padre Charlince Vendredy